Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 29 de agosto de 2017

Car audio, un sector sin formación

En la edición número 122 (correspondiente al mes de abril de 2017) hemos entrevistado a Antonio de Diego, propietario del taller de car audio Art of noise de Pozuelo de Alarcón (Madrid). Como muchos otros instaladores que hemos tenido ocasión de entrevistar para nuestra publicación, De Diego se lamenta que, a diferencia del resto de gremios vinculados con la automoción (chapistas, mecánicos, especialistas en neumáticos etc), el car audio es el único de ellos que no dispone de una formación específica.

[Img #4894]No existen escuelas que formen a instaladores e incluso los cursillos de formación que organizaban algunas de las principales marcas del sector hace tiempo que dejaron de realizarse. Es lógico, pues, que los instaladores reclamen una formación  específica, algo que les sería especialmente útil a la hora de buscar y contratar aprendices o nuevos trabajadores; pero también para reciclarse como instaladores, ya que este oficio requiere una formación constante debido a los continuos avances tecnológicos, especialmente en el campo del multimedia y la conectividad.

 

Precisamente uno de los principales avances que se están dando en nuestro sector tiene que ver con la transmisión inlámbrica de información. En este sentido, la transmisión de música por Bluetooth es desde hace años una tendencia totalmente consolidada en el car audio, tradicionalmente denostada por los audiófilos más puristas por criticar -no sin motivo- la pérdida de calidad que representa la transmisión de audio por Bluetooth. ¿Por qué? porque dicha transmisión requiere necesariamente reducir el tamaño del archivo original mediante un códec de compresión, algo similar a como lo hace el MP3. Para solucionar este problema se creó hace años el códec APTX, que minimiza casi por completo las pérdidas de calidad, a pesar de utilizar también un sistema de compresión de archivos. El inconveniente es que para usarlo es necesario que tanto el dispositivo emisor (smartphone) como el receptor (unidad multimedia) incorporen este códec, lo cual -por ahora- es una tendencia poco generalizada. Por ello, las marcas más punteras del sector están desarrollando tecnologías que permiten minimizar esta pérdida de calidad en la transmisión Bluetooth sin la necesidad de disponer del códec APTX, como por ejemplo la tecnología SR-Air que incorporan las nuevas pantallas AVH de Pioneer. Tenéis más información sobre los pros y contras de la transmisión de música por Bluetooth en las páginas 24-26.
 

12voltiosDigital • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress